viernes, 13 de abril de 2012

El pitcher

El pitcher es el jugador que tiene a su cargo la labor más pesada. Se enfrenta personalmente con cada uno de los bateadores del equipo adversario. y su trabajo mes el que generalmente determina si un encuentro es técnicamente agradable e interesante o si es aburrido.
La velocidad o potencia del lanzamiento es un don natural que difícilmente podrá adquirirse con entrenamiento.

El control es también otro importante factor de éxito del pitcher. Se puede obtener con ejercicio, especialmente si el pitcher es inteligente y observador y no teme el trabajo duro.

Con la potencia y el control el pitcher posee más de dos tercios de requisitos necesarios para el éxito. Podrá después adquirir otro refinamiento en el lanzamiento y desarrollar otros lanzamientos para aumentar el control y la velocidad, pero las cualidades que posea, por grandes que sean, no tienen valor si no sabe usarlas en la dirección que quiere.

El control debe ser perfeccionado gradualmente. El blanco inicial es un rectángulo de 43 cm. de base y un metro de altura. La anchura del plato es de 30 cm. Un metro es aproximadamente la distancia que va de las axilas a las rodillas de un hombre de 1.75 m. de estatura. La zona de strike esta sobre el plato y entre el hombro y la rodilla de bateador. La distancia del lanzamiento es de 18.44 m.

El pitcher debe ante todo aplicarse a dirigir su pelota rápida a través del plato (termino utilizado para referirse al home plate). Debe conseguir hacerlo con fuerza y en la zona de strike. Entonces y no antes, podrá dedicarse a la tarea de aprender a localizar el lanzamiento, trabajando sobre los angulos o dirigiendo la pelota hacia arriba o hacia abajo. Su bola rapida es su lanzamiento natural y cuando ha aprendido este a controlar este lanzamiento puede pasar al lanzamiento curvo o cambio de ritmo.

A veces un pitcher que falla el plato puede mejorar su control cambiando su posición sobre la peana de lanzamiento, que mide 61x15 cm. A copia de probar descubrirá que puede dar en el blanco desde una cierta posición apartada del centro de la peana.
En béisbol el modo en que el pitcher tiene la pelota para un particular se llama "fingering". Sin embargo, el fingering (posición de los dedos) es solo uno de tantos factores que provocan un determinado comportamiento de la pelota en un determinado lanzamiento.

El fingering para una pelota fuerte es la presa natural del béisbol. Prueba coger una pelota como si tuvieras que lanzar con violencia. Te darás cuenta que la cogiste automáticamente entorno de su ecuador con el indice y el medio encima, el pulgar abajo y el anular y el meñique replegados hacia la palma. El pitcher hace partir su bola fuerte directamente de los dedos hacía el home, sin torción a la izquierda o a derecha. La trayectoria de la pelota es paralela al terreno y en angulo recto con la línea que va de la mano del pitcher al home o plato. Una buena pelota rápida se alza cuando llega al plato, el llamado "saltito" de la bola fuerte.
El fingering para la pelota rápida y para la curva son iguales, pero la curva se hace partir con un brusco movimiento hacia afuera de muñeca, que hace volver el dorso de la mano hacia el plato. El bateador suelta la pelota con el indice.

Una pelota curva rueda hacia el lado del plato prospicente a la primera base si es lanzada por un pitcher derecho. En otras palabras, el lanzamiento curvo del derecho se desvía del bateador derecho, si del zurdo se desvía del bateador zurdo.

La pelota curva que se desvía de un bateador es generalmente más dificil de batear que una que viene hacia el. Esto explica la cantidad de bateadores zurdos enviados a batear contra un pitcher diestro o bateadores diestros contra un pitcher zurdo.

El fingering para lanzamientos curvos y lanzamientos de rosca es el mismo, pero el lanzamiento de rosca es disparado con un tremendo golpe hacia adentro de la muñeca, que vuelve la palma de la mano hacia el plato.

El lanzamiento de rosca requiere un esfuerzo tremendo del codo del lanzador y no debería probarlo antes de haber aprendido las reglas fundamentales del arte de lanzar y tener suficiente buen sentido para evitar un dislocación del brazo.

El equipaje medio para un pitcher consiste en el lanzamiento rápido, en el lanzamiento curvo y el cambio de ritmo. Cambio ritmo o lanzamiento en disminución es una pelota lanzada a velocidad inferior a la normal. El fingering y el movimiento de lanzamiento para el lanzamiento veloz y lanzamiento lento son exactamente los mismos. Sin embargo, cuando se hace un lanzamiento lento, los dos dedos que estan en alto son levantados de la pelota en el momento que esta se despega de la mano. Su efecto plena se alcanza soltandola exactamente con el mismo movimiento del lanzamiento rápido. El bateador que espera un lanzamiento rápido hrá el swing antes que la pelota llegue al plato. El lanzamiento lento es lanzado con el mismo disparo hacia afuera de la muñeca usando en el lanzamiento curvo normal, pero los dos dedos superiores son levantados mientras la pelota se despega de la mano. Aquel llega con menor violencia que el lanzamiento curvo normal.

Un pitcher que tenga un buen repertorio de lanzamientos repidos, curvos y cambio de ritmo es realmente un magnifico lanzador.

No contentos con todo esto, los pitchers han ideado y puesto en practica lo que ellos llaman el "lanzamiento extra" como el slider, el knuckler, la mariposa, la horquilla, el sinker.

Hay tres maneras para manejar el lanzamiento Knuckle. El más usado es tener la pelota con las falanges anteriores del dedo indice y medio en alto. Otro modo es colocar la primera falange del indice, medio y anular encima de la pelota. Un tercer agarre se efectua con solo la punta de los dedos encima.

El lanzamiento de mariposa es una variación de knukcle co la sola diferencia que la pelota es lanzada con un brusco disparo de muñeca, como en el lanzamiento curvo y en el lento. Aquella cae y se desliza hacia adentro o hacia afuera segun el movimiento de la muñeca. Muchos lanzadores saben si la pelota se desviará hacia adentro o hacia afuera cuando se despega de su mano y hace falta un catcher experto en afrontar tales lanzamientos.

En el fingering de lanzamiento de horquilla, el dedo indice y medio estan muy separados, la pelota esta bien aferrada entre aquéllos y se apoya sobre el pulgar. Es lanzada con el movimiento del lanzamiento rápido, pero su velocidad es bastante inferior y nno tiene rotación. Al caer no experimenta desviaciones.

El sinker es un lanzamiento rápido generalmente lanzado bajo el hombro y cae bruscamente al aproximarse al plato. Algunos pitcher han conseguido lanzar un sinker sobre el hombro que se devía a la izquierda o a la derecha y engaña todavía más a causa de su novedad.

El slider se efectua como el lanzamiento rápido, pero con una ligera torción de la muñeca. Se comporta un poco como un lanzamiento curvo, pero parece deslizarse más bien que salir disparado hacia el bate y no cae hacia abajo.

Cualquiera que sea el lanzamiento, el bateador no debe saberlo de antemano. Debe comprenderlo por si mismo solo en aquella fracción de segundo en que la bola esta llegando al home. Sorpresa y engaño son los dos mayores aliados de un pitcher. Se debe siempre usar el guante para esconder el modo de tener la pelota al bateador, a sus guías y compañeros en base y evitar maniobras que lo rebelen.

Cualquiera que sean laS dotes técnicas naturales de un pitcher, puede sacar mayor ventaja usandolas con estrategía. Y la mejor estrategia es confundirlas para sorprender todo loposible al adversario. Solo pocos jugadores han tenido éxito simplemente con una bola fuerte o solamente con lanzamientos curvos.

Muchos pitchers mejoran sus resultados cambiando el lanzado de algunos lanzamientos. Un pitcher que hace el movimiento de tres cuartos sobre hombro, el movimiento generalmete usado, el movimiento generalmente usado, puede desorientar el bateador que se mueve lateralmente. La cosa saldrá bien unicamente si el pitcher y el bateador son ambos zurdos o diestros. A un bateador derecho un lanzamiento lateral efectuado por un lanzador derecho le parecerá venir de la tercera base. El bateador que sea un poco timorato puede quedar confuso y totalmente desorientado por este lanzamiento que le hace efecto de ser lanzado desde un punto detrás de su cabeza. Generalmente, sin embargo, el lanzado de lanzamientos rápidos, curvos y cambio de ritmo efectuados con el cambio de ritmo efectuados con el mismo movimiento es la base para la sorpresa y el engaño.

El ritmo de los lanzamientos es un factor importante en los lanzamientos. Los pitchers deberían estar bien atentos en no ser demasiado regulares en sus lanzamientos permitiendo así al bateador calcular el lanzamiento con anticipación. Variando los intervalos entre los lanzamientos se aumenta el engaño y ningún pitcher debería acelerar sus lanzamientos a menos que este en peligro de lluvia, oscuridad o cualquier otro factor que imponga terminar el inning lo más pronto.

El estilo del bateador y su posición deben influir sobre los lanzamientos. Un bateador que tiene el bate por el extremo, brazo separado del cuerpo, puede ser afrontado con un lanzamiento hacia el interior porque no estará en posición de hacer el movimiento del swing con toda su fuerza contra tal lanzamiento. El bateador que hace un largo paso hacia adelante es amenudo engañado por un cambio de ritmo o un lanzamiento alto (por encima de la zona de strike). Exterior y bajo es el modo de lanzar sobre un bateador que se encuentra más atras de lo normal.

El brazo del pitcher es de inestimable valor y hay que cuidarlo. Lanzando sin estar suficientemente calentado se corre el riesgo de una dislocación o un esguince. Casi otro tanto peligroso es dejar enfriar el brazo entre un inning y otro. Es por esto que se pone la chaqueta cuando no ha entrado y cuando se sienta en los intervalos. Algunos lanzadores entran en calor más deprisa que otros. La experiencia permitirá establecer al jugador cuanto tiempo es necesario para que el brazo este completamente suelto. El lanzador podrá entender por sus lanzamientos de calentamiento cuando esta listo para hacer un uen trabajo.

El estilo del lanzador en la peana (monticulo) es importante no solo en el lanzamiento en si mismo, sino por su capacidad de coger pelotas bateadas y retener adversarios en base.

Es buena idea estar detrás de la peana hasta que el catcher de la señal. El pitcher debe lanzar la pelota desde la peana. Con todas las bases libres los pies están en contacto con la peana cuando inicia el movimiento. En el caso de un lanzador derecho los dedos del pie izquierdo tocan el ángulo posterior, mientras el talón del pie derecho esta sobre la peana.

Cuando el pitcher derecho lleva hacia atras el brazo para lanzar la pelota, todo el peso del cuerpo es llevado sobre el pie derecho que esta sobre la peana. El movimiento del cuerpo cuando se levanta hacia atrás hace despegar el pie izquierdo del suelo, mientras tiene la mano izquierda tendida hacia adelante para balancearse. El pie izquierdo hace un paso adelante, mientras el brazo que efectua el lanzamiento comienza a dispararse hacia el plato y el pie izquierdo es solidamente plantado a tierra con todo el peso trasladado sobre él, en el momento en que la pelota sale de los dedos del pitcher. De este modo toda la fuerza del cuerpo es proyectada en el lanzamiento. Después viene la prosecución, importante tanto para el pitcher como para el bateador. El pie derecho se desplaza hacia adelante a la altura del izquierdo con los dedos vueltos hacia el plato, el cuerpo ligeramente inclinado hacia adelante, el peso equitativamente distribuido.


El lanzamiento es un movimiento de tres tiempos: primero, retroceder levantandose sobre la pierna derecha (refiriendonos a lanzadores derechos); segundo, paso adelante del pie izquierdo y anclaje en el suelo del mismo en el momento en que parte la bola; tercero llevar el pie derecho junto al izquierdo y recuperar el equilibrio, pronto a salir disparado en cualquier dirección sobre un batazo. Un pitcher que no sepa recuperar rápidamente el equilibrio, no solo está handicapado en el juego de defensa, sino también en el caso que deba protegerse de un bataso violento dirigido al monticulo (qque podría golpearlo).

Un pitcher que vacila o interrumpe el movimiento una vez iniciado, comete naturalmente falta (balk). Lo mismo se dice para un pitcher que lanza a una base sin hacer paso en dirección de aquella base o el lanzador que con un pie sobre la peana finge un lanzamiento a la base y no lo efectúa. Es también falta si el pitcher, habiendo iniciado el movimiento, no hace una pausa perceptible cuando reune las manos antes de hacer partir la pelota hacia el home plate.

Buena parte de la eficancia del lanzador depende de su habilidad de retener al adversario en base. Los zurdos tienen naturalmente mucha ventaja respecto a los diestros en retener el hombre en primera puesto que la acción se desarrolla frente a él y no a las espaldas. Para retener un hombre en segunda hay una buena regla a seguir: al efectuar el lanzamiento los derechos giran a la izquierda, los zurdos a la derecha.

Con un hombre en primera el lanzador derecho efectua el lanzamiento con el talón derecho sobre la peana. Con un hombre en segunda, toca la peana con la parte externa del pie derecho, la punta hacia la tercera base.

En muchas cortadas recogidas por el pitcher, el catcher debe estar pronto para gritar sobre que base hacer la jugada. Es raro que el lanzador tenga probabilidad de hacer un juego forzado sobre una tentativa de sacrificio, puesto que normalmente la cortada jugada por el bateador es tan bien puesta que los corredores en base tienen tiempo para hacer su juego. Es siempre prudente seguir las instrucciones gritadas por el catcher ante el cual se desarrolla la acción.

El catcher que piensa con un poco de anticipación las situaciones de eventuales cortadas, se ayudará muchisimo. Convendrá que tenga una idea exacta de la velocidad del adversario ya en base, de modo que, cuando recoge la pelota, puede calcular bien si tiene mejores probabilidades de hacer juego en primera o en otra base.

El pitcher debe aprender a salir disparado de la peana automaticamente sobre todas las pelotas válidas bateadas hacia la primera base. Si el primera base se va a coger la pelota, el pitcher debe cubrir la base. El pitcher que interviene rápidamente en la acción, simplifica las cosas. Si no otra cosa, él puede coger el tiro del primera base a pocos pasos de distancia de la almohadilla, esto sognifica que no tendrá dificultades despues para alcanzarla. Cuando hay un hombre en primera el lanzador debe apoyar la tercera base en todas las pelotas bateadas al campo exterior. Con un hombre en segunda deberá apoyar el catcher.

Twitter Favorites More